martes, 16 de noviembre de 2010

El origen de un ser humano

Iba a continuar el posteo de Raúl en la misma línea explicando a grandes trazos el origen de la vida, que es más el aspecto que yo trataré en esta bitácora. Por su extensión y los conceptos bioquímicos necesarios he decidido encajarlo mejor en la vida humana, es decir, el inicio de toda vida humana, así como el constante inicio de los órganos y tejidos que se regeneran día a día sin darnos cuenta El inicio de todas las células que componen nuestro cuerpo es el mismo: las células madre.


La primera célula madre que posee un individuo es precisamente la célula a partir de la cual surgen absolutamente todos sus tejidos: la resultante de la unión de un ovocito secundario y un espermatozoide. La característica principal de esta célula es su capacidad para poder, por un lado, autorregenerarse por dividisiones mitóticas y por otro lado, poder diferenciarse a cualquier tipo de célula existente en el organismo humano.

Las células madre (stem cells), sin embargo, no sólo son las que se encuentran en el embrión, sino que también las encontramos en un individuo sano adulto, ya que son la base de la generación del tejido nuevo. La mayoría de tejidos de un individuo adulto poseen una población específica propia de células madre que permiten su renovación periódica o su regeneración cuando se produce algún daño tisular. Algunas células madre adultas son capaces de diferenciarse en más de un tipo celular como las células madre mesenquimales y las células madre hematopoyéticas, mientras que otras son precursoras directas de las células del tejido en el que se encuentran, como por ejemplo las células madre de la piel o las células madre gonadales (células madre germinales).

Una célula madre por tanto, en un momento determinado debe decidir si continuará en estado de remanencia o si se comprometerá con un linaje celular, momento a partir del cual no podrá “resetearse.

Así, con esta presentación en mente, las células madre parecen una fuente inagotable de tejido humano, si consiguiéramos guiar a la célula hacia los linajes tisulares que nos interesasen. En realidad no todas las células madre son iguales:

Las células madre totipotentes pueden crecer y formar un organismo completo, tanto los componentes embrionarios (como por ejemplo, las tres capas embrionarias, el linaje germinal y los tejidos que darán lugar al saco vitelino), como los extraembrionarios (como la placenta). Es decir, pueden formar todo los tipos celulares.

Las células madre pluripotentes no pueden formar un organismo completo, pero sí cualquier otro tipo de célula correspondiente a los tres linajes embrionarios (endodermo,ectodermo y mesodermo), así como el germinal y el saco vitelino. Pueden, por tanto, formar linajes celulares. Esto es así porque la célula madre primitiva a tomado un camino determinado y su reprogramación, de manera fisiológica y sin manipulación humana, no es posible.

Las células madre multipotentes son aquellas que sólo pueden generar células de su misma capa o linaje de origen embrionario (por ejemplo: una célula madre mesenquimal de médula ósea, al tener naturaleza mesodérmica, dará origen a células de esa capa como miocitos o adipocitos, enre otras).

Las células madre unipotentes pueden formar únicamente un tipo de célula particular, como son la mayoría que encontramos en las capas más basales de los tejidos del cuerpo humano.

El descubrimiento de las células madre ha supuesto una gran revolución en el mundo de las ciencias biomédicas, especialmente en el campo médico, dado que por sus características, estas células podrían convertirse en el santo grial de la medicina moderna.

Pero, ¿qué podemos esperar de esto? En principio, todo. Sólo durante un breve espacio de tiempo, muy al inicio del desarrollo, poseen todas las célulasde un embrión la capacidad para convertirse en alguno de los 220 tipos de células del cuerpo humano. Al extraer estas células y hacerlas crecer en un medio de cultivo, se generarán células madre embrionarias. La pluripotencia de las células extraídas se limita a los estadios más tempranos de dicha extracción, lo cual produce dificultades técnicas que en la actualidad han conseguido ser salvados.

La capacidad terapéutica es impresionante: imagina un daño tisular en el sistema nervioso central, un politraumatismo, o sencillamente, enfermedades como el Parkinson. Si se convirtieran células adultas del supuesto receptor de un trasplante de células pluripotentes y se consiguiera transformarlas luego en el tejido deseado, la parte sustituida encajaría a la perfección desde un punto de vista genético e inmunológico, en el organismo receptor. Y no sólo eso, las células cutáneas, fáciles de obtener, podrían utilizarse para producir, mediante su reprogramación in vitro, cualquier tipo de célula según la necesidad, incluidas las de órganos de difícil acceso como el encéfalo o el páncreas.

Esta técnica ofrece también la posibilidad de repara mutaciones genéticas patógenas antes de reimplantar las células modificadas, estrategia que ya se ha utilizado con las células madre adultas generadas de forma espontánea por algunos tejidos

El problema principal hoy día es básicamente ético, dado que el técnico avanza a pasos agigantados: es cierto que se pueden usar células madre de un individuo sano, pero la fuente más potente y eficaz es una célula madre embrionaria. Aunque se están desarrollando técnicas para poder extraerlas sin dañar el embrión, en un principio necesitaríamos embriones para poder obtener dichas células. La pregunta es: ¿merece la pena? ¿No deberíamos seguir investigando a partir de zigotos fruto de la unión de dos gametos en una placa de Petri para poder continuar salvando vidas?

Yo, desde el punto de vista científico, solo puedo aclarar que hoy día ya se está consiguiendo cultivar órganos enteros en laboratorios, que, sin peligro de rechazo inmunológico, están salvando vidas.

Un saludo


2 comentarios:

Raúl dijo...

Como ya esperaba, muy interesante, salvando algunos tecnicismos, los cuales no llego a entender del todo, me parecio curioso.

Una cosa, que me gustaria coementar: ¿de veras se crean organos enteros? ¿como? es decir es posible implantar esos organos a una persona sin problema? ¿puede hacerse con todos los organos?

:)

Jos dijo...

Se crean, se crean, te lo contaré con una cervecita delante el finde que viene :)
Pero no, no con todos los órganos

Publicar un comentario en la entrada